28 Oct 2013
28, 2013

Turismo con osos

La presencia de osos en las montañas cantábricas es un aliciente de primer orden para los amantes de la naturaleza y los turistas en general, que vienen atraídos a estas tierras para conocer su hábitat o ver algún ejemplar. Esta primavera la Fundación Oso Pardo (FOP) comenzó su colaboración con la agencia de viajes Wildwatching Spain, formada por veteranos conservacionistas; las patrullas de la FOP son acompañadas por sus clientes para darles a conocer el trabajo de conservación que realizan, descubrirles el hábitat osero, y observar con ellos indicios y ejemplares de osos en libertad. Una vez finalizada la actividad por este año, el balance para la FOP es muy positivo: en grupos pequeños (no más de ocho personas), se han podido ver osos en un buen número de salidas, en el 91% de los casos, y los acompañantes han mostrado un entusiasmo y una sensibilidad exquisita hacia los valores naturales y culturales de la Cordillera Cantábrica.

Con esto, la FOP no pretende poner en marcha una agencia de viajes, como legal y legítimamente han hecho asociaciones conservacionistas nacionales y locales; solo queremos contribuir a demostrar el interés y la viabilidad del ecoturismo con osos, apoyando un proyecto y a una empresa que nos ofrecen todas las garantías de sensibilidad y prudencia con las especies.

Más allá de nuestra experiencia particular, las áreas oseras han sido visitadas por numerosos observadores que, desde determinados puntos, han podido disfrutar con la experiencia de ver osos. Vienen de diferentes lugares de nuestra geografía y de otros países, muchos ya conocen los mejores sitios y las épocas de observación gracias a las redes sociales o a su propia experiencia, y son varias las empresas de turismo de naturaleza, tanto nacionales o locales como inglesas y francesas, las que traen clientes a ver osos en primavera y a finales del verano.

Es un fenómeno imparable, que crece y se populariza por sí mismo, como igualmente ocurre con los lobos en la sierra de la Culebra (Zamora) o en Riaño (León) y con los linces en Sierra Morena. Son muchos los naturalistas y las empresas que se desplazan de una sierra a otra intentando observar a los tres emblemáticos carnívoros.

Como hemos repetido en muchas otras ocasiones, desde la FOP apostamos por la promoción de actividades turísticas sostenibles, entre las que se encuentra la observación de osos, porque creemos que pueden contribuir a dinamizar las economías rurales y a mejorar la aceptación social de la especie. Sí creemos necesario abordar una adecuada regulación, y la consiguiente vigilancia, que impida masificaciones en lugares inadecuados, la presencia de observadores en áreas sensibles o aproximaciones a los osos a distancias imprudentes. No puede haber impacto alguno sobre la especie.