Corredores oso

corredores_oso_grande

Una de las líneas básicas de actuación para la conservación del oso pardo es garantizar la conectividad entre poblaciones y núcleos reproductores desarrollando medidas que faciliten el flujo de ejemplares y el necesario intercambio genético.

Para contribuir a la comunicación entre núcleos oseros la FOP está trabajando en el corredor que separa las dos subpoblaciones cantábricas de oso pardo, separadas por una banda de 40-50 kilómetros de ancho localizada a caballo de León y Asturias, estudiando los pasillos preferentes de comunicación, identificando los elementos que actúan como barrera, generando un escenario social favorable, mejorando el hábitat mediante plantaciones y eliminando riesgos para la especie, como el trampeo ilegal y el uso de venenos.

Así mismo, la FOP lleva a cabo actuaciones en el denominado “corredor de Leitariegos” que es un estrechamiento localizado en la subpoblación occidental, entre Cangas del Narcea y Degaña (Asturias) y Villablino (León). El corredor de Leitariegos comunica a los más importantes núcleos reproductores del oso cantábrico y, además, mantiene una presencia habitual de osos, incluyendo osas con crías. En este escenario, la FOP compra y planta fincas y montes, además de mantener operativo un equipo de vigilancia y seguimiento del núcleo de osos.

Una parte sustancial de los trabajos que la FOP lleva a cabo en los corredores de comunicación cuenta con el apoyo financiero de la Fundación Biodiversidad, Principado de Asturias, Gas Natural Fenosa, Fundación Banco Santander y la Unión Europea.