Supone un premio a los proyectos más destacados e innovadores de entre todos los desarrollados en Europa.

El proyecto LIFE 07/NAT/E/000735 “Corredores de comunicación para la conservación del oso pardo cantábrico”, que fue desarrollado por la Fundación Oso Pardo (FOP) entre 2009 y 2011, acaba de ser galardonado con una de las distinciones de “Mejor proyecto LIFE Naturaleza” (“Best Life Nature”) entre todos los evaluados por la Comisión Europea en el año 2012. Junto al proyecto Corredores Oso, se han seleccionado y distinguido con este reconocimiento otros cinco proyectos de restauración de hábitats de zonas húmedas y esteparias de Bélgica, Dinamarca, Hungría, Italia y Lituania. Además, el proyecto de introducción del lince ibérico en Andalucía y el de restauración del río Upper Draba en Austria han sido escogidos como los mejores entre los mejores (“Best of the best”).

Los galardones se entregarán en un evento especial que tendrá lugar el 5 de junio de este año en Bruselas, dentro de la Conferencia de la Semana Verde que se celebra anualmente en la capital europea. Esta distinción premia a los proyectos más destacados e innovadores, evaluando todos los finalizados en cada año mediante equipos externos y un conjunto de criterios basados en la contribución ambiental de los proyectos inmediata y a largo plazo, los logros sociales y económicos, el grado de innovación y transferencia y la relación entre coste y eficacia. Las acciones y resultados de los proyectos premiados serán presentados en una publicación especial de la Comisión Europea.

El proyecto LIFE Corredores Oso se desarrolló en el corredor interpoblacional entre ambas subpoblaciones de oso pardo cantábrico y en el corredor de Leitariegos en la subpoblación occidental, ambos en las comunidades autónomas de Asturias y Castilla y León. Fue coordinado por la Fundación Oso Pardo y contó con la colaboración de la Junta de Castilla y León, el Principado de Asturias y los ayuntamientos de Los Barrios de Luna, Cármenes, La Pola de Gordón, Sena de Luna, Valdelugueros, Vegacervera, Villablino y Villamanín (Castilla y León), y de Aller, Cangas del Narcea, Degaña y Lena (Asturias). Fue cofinanciado por la Fundación Biodiversidad, dependiente del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente, y por la Fundació Catalunya-La Pedrera.

Este galardón supone un importante reconocimiento al trabajo realizado y al apoyo social obtenido, que ayuda a afrontar con más ilusión los retos de conservación del oso pardo y su hábitat en la Cordillera Cantábrica.

 

LFE_best-recorte

Jose y Laura, del equipo de campo del proyecto LIFE, instalando un pastor eléctrico para la protección de un colmenar en el corredor interpoblacional