No todos los osos son pardos

banner_notodos

La diversidad de tonalidades de los osos cantábricos es verdaderamente llamativa, como evidencian las fotos de la galería anexa obtenidas por los equipos de la FOP.

El color es muchas veces variable de un individuo
a otro y en las diferentes partes de su pelaje

Puede oscilar entre el marrón muy oscuro, casi negro, y el dorado claro, pasando por diversas gamas de grises.

Aún con toda esta variedad, hay un patrón de color que se repite con más frecuencia que otros: patas oscuras, cara pardo-amarillenta, flancos grisáceos y cuartos traseros pardo-oscuros. Las crías suelen presentar marcas en el cuello, o bien todo un collar, de tonalidad clara, que desaparecen con la edad, pero de las que puede quedar algún resto en los adultos. El pelaje se muda una vez al año, en la época estival.