Dieta


El oso se define a menudo como un carnívoro arrepentido, con una alimentación basada en el consumo masivo de vegetación herbácea y frutos y completada con materia animal, desde hormigas hasta carroñas de grandes mamíferos.

La dieta de los osos presenta importantes cambios estacionales. En primavera comen brotes tiernos de gramíneas, pastando en calveros de piornales, en pastizales soleados, y en estrechas canales de los roquedos calizos. Posteriormente empiezan a comer umbelíferas de hojas grandes, propias de arroyos y prados húmedos. Además, suelen buscar proteína animal en ungulados muertos, ya sean silvestres o domésticos. En verano los osos siguen comiendo umbelíferas y visitan los cerezales, incluso los más próximos a los pueblos. En agosto, empiezan a madurar frutos carnosos altamente energéticos, entre los que destacan los pudios o escuernacabras y, sobre todo, los arándanos, el alimento fundamental en esta época. También saquean colmenas y hormigueros, y aprovechan restos de ungulados muertos. El otoño es una estación crítica, pues el éxito reproductor depende de la disponibilidad y la calidad del alimento otoñal. En la Cordillera Cantábrica, el alimento más importante son las bellotas de roble, seguidas de hayucos, avellanas y castañas, amén de otros frutos carnosos, como zarzamoras, serbales y madroños.

Aunque los osos pardos tienen una dieta predominantemente vegetariana, también pueden cazar y consumir vertebrados. A pesar de la reacción general de indiferencia que muestran mutuamente osos y ungulados silvestres cuando se encuentran, se han podido observar y documentar algunos episodios de depredación de crías de cérvidos por parte de los osos cantábricos. En los últimos años de seguimiento intensivo de los osos, se han observado en seis ocasiones, en primavera, matando y devorando crías pequeñas de corzo y ciervo. Esta baja frecuencia de depredación se confirma en los diversos estudios sobre alimentación del oso realizados en la Cordillera Cantábrica, en los que los ungulados silvestres tienen una presencia muy escasa, y pueden corresponder en muchos casos a carroñas.

Aunque los osos conviven con ganado en el monte, los ataques son escasos. En la Cordillera Cantábrica, la mayor parte de los animales muertos son vacas, mientras que en el Pirineo, casi todos los ataques se producen contra las ovejas. Entre los daños causados por el oso a las propiedades humanas sobresalen los destrozos en las colmenas, seguidos en algunas zonas por los daños a frutales, sobre todo cerezos.